Premio Estatal del Deporte

Magaly Yáñez

 

Fuente: Gaceta Universitaria

 

 

 

Por David Gallardo

 

Mexicali, B.C.- Ser estudiante no es tarea fácil y destacar  a la vez en una actividad paralela como el deporte lo es menos, sin embargo hay quien lo logra, un ejemplo de ello: Magaly Yáñez.

 

Es un orgullo para la UABC el hecho de que Magaly Yáñez haya recibido en el 2004 el Premio Estatal del Deporte por su destacada participación en el Atletismo.

Esta joven cuenta con 23 años de edad, es estudiante del noveno semestre de la carrera de Negocios Internacionales en la Facultad de Ciencias Sociales y Políticas de la UABC y desde hace 12 años practica el Atletismo.

 

En reciente entrevista, Magaly nos platica cómo es que combina ambas actividades: "He aprendido a complementar ambas cosas a  través de lo que he ido viviendo, ya sea en el deporte o en la escuela, creo que estamos aquí para aprender y eso es lo que me ha hecho una persona fuerte y por eso he salido adelante en cada uno de los problemas que se me han presentado".

 

Magaly es una alumna destacada y una atleta comprometida con el deporte. Desde 1993 cuando inició su carrera deportiva a nivel competitivo, obtuvo los primeros lugares en la prueba de los 75 metros, y un 4to. lugar en el Campeonato Nacional celebrado ese mismo año en la Ciudad de México, formando parte del relevo 4x75 metros. En su historial deportivo cuenta con 14 competencias estatales, 4 regionales, 12 nacionales y 11 internacionales, que permitieron a Magaly unirse al equipo mexicano de relevo 4 x 400 metros, con que obtuvo la clasificación a los Juegos Olímpicos 2004, celebrados en Atenas, Grecia.

 

"Es un gran orgullo haber estado en una competencia de mucho renombre, como lo son los juegos Olímpicos, fue un gran logro el haber participado en el relevo con Ana Gabriela Guevara, pero sobre todo el haber aguantado un año y medio la carga de entrenamiento y la vida que estuve llevando fuera de Mexicali por cumplir este sueño".

Para lograr sus objetivos Magaly tuvo que pasar por un fuerte entrenamiento durante un año y medio en la Ciudad de México, tiempo durante el cual dejó de lado sus estudios para concentrarse únicamente en el deporte.

 

Una vez terminados los Juegos Olímpicos la joven atleta ha retomado sus clases y entre sus planes más próximos está obtener su licenciatura de la mejor manera posible, además de seguir entrenando para estar  presente en las Olimpiadas de China en el año 2008.

El mensaje que Magaly envía a los jóvenes universitarios es el de trabajo constante "Nada va a llegar solo, todo lo tienes que obtener mediante trabajo y trabajo muy duro, después llega la satisfacción".

 

Esta joven ha obtenido muchos logros y se ha esforzado fuertemente para ello, y aún tiene muchas aspiraciones, eso la convierte en un Orgullo Cimarrón.